No fue el segundo gol del Stoke City de milagro. Tras un tiro de esquina, un cabezazo de Georginio Wijnaldum habilita a cuatro jugadores solos frente al portero Simon Mignolet. Se salva el Liverpool.