Durante la primera mitad del partido del Stoke City y Arsenal, vuela avión con mensaje intimidatorio contra del técnico Arsène Wenger.