Ross Barkley comete una fuerte falta sobre el alemán Emre Can en la mitad de la cancha y se salva milagrosamente de una tarjeta.