El alemán le pega con la derecha y la clava en la escuadra, un verdadero golazo para darle el bicampeonato al Manchester City.