Dele Alli le pone un balón en el área del Bournemouth a Harry Kane, quien se saca a un defensa y define con pierna izquierda para enviar el balón a fondo de la red.