El goleador inglés no perdona dentro del área y con tremendo remate empata el encuentro con su segundo gol.