El alemán, MVP indiscutible del partido, hizo un doblete y de paso se consagró como el máximo artillero del equipo de Guardiola