Pep tomó aire luego que el Manchester City aplastara al Crystal Palace con una goleada 5-0 por la Premier League.