El técnico del Manchester City, Pep Guardiola, protegió al Kun Agüero y Fernandinho de la mala atmósfera del anterior choque con el Chelsea, donde a los dos jugadores se le acusó de violentos.