Tras tener el control de balón por largo tiempo, y en un ataque fulminante, en contra de su propio arco Curtis Davis marca el tercero del Manchester City.