El centrocampista japonés del Newcastle tuvo el primero, pero solo frente al arquero puso el pie como no tocaba y se quedó a milímetros del gol.