El delantero brasileño toma el balón en la mitad de la cancha, encara a portería y remata con una con una comba impresionante para enviar el balón al fondo de la red.