Zlatan Ibrahimovic recibe un balón en el borde del área por medio de Ander Herrera, se da media vuelta en una baldosa y saca un potente remate para marcar un golazo.