Gran jugada de contragolpe del Manchester City, con el cual llega al área del West Brom, y en un rechazo Kevin De Bruyne envía el balón al fondo de la red.