Casi todos los jugadores del Manchester City tocan el balón y Raheem Sterling finaliza en la red tremenda jugada.