Tras una desatención de la última zaga del Burnley, el senegalés aprovecha y anota el segundo gol del Liverpool.