Tras un pase de Sané, Silva anota el primer gol del partido, aunque nunca debió subir al marcador por la posición ilegal de Sterling en el momento del disparo.