Everton llega continuamente al área del Leicester hasta que llega el gol del empate por medio del belga, Romelu Lukaku.