El mexicano no escondió su felicidad tras dejar atrás su mala racha y de paso rescatar un punto para el Wolverhampton.