Christian Eriksen anota su primer gol de la temporada un un bombazo desde afuera del área y pone al Tottenham arriba en el marcador.