Un clásico que se juega con los dientes apretados, no se sacan ventajas y la primer jugada de riesgo fue pasados los 20 con un disparo de Ross Barkley sin peligro para el portero Simon Mignolet.