La noticia de que el delantero mexicano del Wolverhampton interesa a dos equipos grandes de España inquieta en Inglaterra.