Impresionante el ataque del Liverpool que tras el rebote en primera instancia en el palo del portero Joel Robles, Sadio Mané se lleva por delante a todos y convierte el gol que sería del triunfo.