El Leicester City ya está ganando tras una jugada extraña en la que Riyad Mahrez no se sabe si apuntó al arco o un centro, pero el Darren Randolph no pudo detenerla.