El equipo inglés le hizo el día a un jovencito de 5 años que batalla con un cáncer terminal. Tuvo la oportunidad de estar con los jugadores y hasta de anotar un gol.