La Liga Premier se hace vieja y la tecnología no mejora y cada día sus decisiones son más polémicas y caricaturescas.