El jugador no pretende renovar su contrato y su presidente pretende venderlo ahora para que no se marche gratis en 2020.