El brasileño lo hizo casi todo. Mordió en la presión, la recuperó y se la cedió al nipón para la sentencia de los Reds al Brentford.