Tras una falta contra Pedro, Pep Guardiola y Antonio Conte se enfrascaron en un acalorado diálogo con muchos ademanes.