El delantero mexicano del Wolverhampton ya empieza a ser considerado para los “Red Devils”, que tienen un gran pendiente con su afición.