La llegada del técnico luso a la Roma se debe haber celebrado en las arcas de los Spurs, que ya no tendrán que pagarle el finiquito.