Los Diablos Rojos visitan al Celta por la Europa League. Mourinho calienta para saltar a la cancha.