En el conjunto blanco veían al portugués como el sustituto de Zidane, por lo que querían mantenerlo alejado de los banquillos. ¡Increíble!