La afición de los "Toffees" se volvió loca e invadió nuevamente el terreno de juego de su estadio, tras la salvación del descenso.