Comandados por Rafa Benítez, los Reds remontaron el gol inicial de Cristiano Ronaldo y humillaron al United en Old Trafford en 2008.