Si increíble resultó que en 1988 Marco van Basten marcara uno de los mejores goles de la historia, insólito es que Jermaine haya marcado justo el mismo golazo.