Fue el primer equipo en recibir a futbolistas mexicanos en la Liga Premier y ahora no tienen ni para comprar agua o comida.