El equipo de los Blues recibe el trofeo que lo acredita como el nuevo campeón de la Liga Premier.