Tras un error del portero Fraser Forster, el balón iba con destino de gol y la aparición del capitán del Southampton evita la caída de su propio arco.