El Tottenham bombardea el arco del West Ham y Harry Kane dispara hasta en dos oportunidades sin encontrar el gol.