Liverpool se acerca continuamente a la portería del Bournemouth en busca del empate y en una de esas un centro le queda a Divock Origi en el segundo poste, pero no puede concretar.