32.6 millones de dólares habrían llevado a firmar al goleador hispano-brasileño con el Tianjin Quanjian de la Superliga china y abandonar al Chelsea de la Premier League.