De manera impensada, pocos periodistas se encontraban en el lugar donde el técnico del Manchester United iba a ofrecer declaraciones.