En un partido apático entre Liverpool y Southampton tras una falta, Jürgen Klopp pierde el control discutiendo airadamente con el cuarto árbitro, dando la única emoción de estos primeros 45 minutos.