Ante un sorprendido Southampton, el Manchester City maneja el balón a su gusto y tras una larga serie de toques, Sergio "Kun" Agüero de cabeza convierte y liquida el partido.