La estrella del Tottenham ha acaparado las críticas en Inglaterra por una reprochable conducta en plena crisis por el coronavirus.