Su carisma y talento se combinaron para ser uno de los jugadores más mediáticos en el fútbol de Inglaterra.