El delantero inglés de origen jamaicano, quien vacaciona en Estados Unidos, no la pasa nada bien en este verano.