El dueño prometió un regalo, pero la mayor tajada viene de los derechos de televisión. El Chelsea se llevará el mayor botín de la historia.