El delantero de Watford, Troy Deeney marca un gol en su propia puerta y ocasiona la derrota de su equipo.